Líneas de trabajo

INTELIGENCIAS COLECTIVAS (un proyecto de Zoohaus)

‘Inteligencias Colectivas’ es una infraestructura de trabajo abierta, pero sobre todo una metodología para la investigar, compartir y legitimar el diseño emergente y la creatividad humana alrededor del mundo. El objetivo es poner a disposición de todo el mundo una herramienta de investigación  online sobre conocimiento informal y procesos urbanos autónomos. Primeramente a través de viajes y workshops para taxonomizar y categorizar estas soluciones urbanas inteligentes, para a continuación compartirlas digitalmente mediante licencias Creative Commons.

Sobre el terreno nuestra actividades no tienen que ver con la cooperación en su concepción tradicional. Los procedimientos de Inteligencias Colectivas  consisten más bien en procesos de enseñanza-aprendizaje bidireccionales , buscando siempre la retroalimentación crítica y organizando acciones urbanas en estrecha colaboración con agentes locales para implementar aquello que hemos aprendido juntos, construyendo nuevos e inesperadas soluciones de las que cualquiera podrá beneficiarse por la propia hibridación entre lo científico y lo informal que representan.

En última instancia buscamos entender el llamado “urbanismo táctico” que en cualquier asentamiento humano se materializa en en emergentes e inteligentes formas de habitar-construir ciudad. Si pudiéramos documentar, compartir e implementar todo este conocimiento para hibridarlo con las ciencias del desarrollo urbano moderno, seremos capaces de asegurar condiciones de seguridad y salubridad decentes en ciudades mucho más vivibles y de proponer planes urbanísticos más próximos a la ciudadanía, su cultura y necesidades reales.

DERECHOS URBANOS

La Declaración Universal de los Derechos Urbanos comenzó en 2011 como un proyecto teórico para discutir y sumar opiniones de ciudadanos de toda índole entorno al la ‘Ciudad’ como espacio común y crítico. Esta iniciativa de base de datos abierta ha derivado en la construcción en la construcción de Parlamentos Urbanos a través de talleres de construcción contando con vecinos y técnicos. La intención detrás de la construcción de estos Parlamentos Urbanos es la de infraestructurar el espacio público con la instalación de un mueble para el encuentro y el acuerdo ciudadano. Como resultado se han venido organizando en varias ciudades de Europa las llamadas ‘Sesiones Parlamentarias’ con expertos y público en general invitados a intercambiar opiniones acerca de asuntos que tienen que ver con la ciudad, como las acontecidas durante la Trienal de Arquitectura de Lisboa o en la exposición DEMO:POLIS en la Akademie Der Kunst de Berlín, con la intención final de elaborar una siempre actualizable Carta Urbana, un manifiesto que nunca se ha de cerrar hecho de las infinitas aportaciones de toda clase de ciudadanos, donde todo el mundo está invitado y los expertos son mediadores, una Carta que nace como contraposición a la “Carta de Atenas”, hecha por unos pocos, implementada por unos pocos y padecida por miles de millones de ciudadanos alrededor del mundo a lo largo de casi 100 años ya.

SEGUNDAS VIDAS

Siempre que podemos aplicamos este protocolo en nuestros diseños, desde las primeras fases del proceso de ideación, acordando y teniendo en cuenta la nueva vida que podrán tener cuando ya no sean útiles donde se instalaron. La segunda vida implica la reimplantación de objetos de proyecto en nuevos lugares, con nuevos usuarios y quizás con nuevos usos.

Esta línea de trabajo es más que un política de residuo cero o de trazabilidad del ciclo de vida de un material. Se trata de que lo que aparentemente son proyectos diferentes pueden estar interconectados mediante el reuso de sus partes, considerando cada obra proyectada y realizada como un proveedor de materiales y piezas reusables en potencia. Asimismo se planea con la expectativa de ser una herencia futura y pública para la ciudad, llegando a acuerdos entre entidades públicas e iniciativas ciudadanas para organizar un banco de materiales que podrán estar disponibles en almacenes municipales.

 

ZONA DE DESARROLLO PRÓXIMO

Partiendo del concepto creado por Lev Vygotsky en 2001 se funda Zuloark como una Zona de Desarrollo Próximo, “el lugar donde aprender a hacer algo con ayuda”. Creamos así nuestros espacios de trabajo como contextos de aprendizaje y desde entonces hemos aplicado esta misma política en nuestra vida académica. Nuestras clases en escuelas de arquitectura y diseño, nuestros talleres urbanos, parten de la capitalización en grupo de los intereses y habilidades personales de cada participante para que pueda ser compartido y enseñado entre ellos, donde nuestro rol es de expertos que acompañan al mismo tiempo que aprenden y buscan llevar el proceso hasta sus límites. Estas estrategias se llevan a cabo con actitudes tipo ‘do tank’ más que de ‘think tank’, promocionando ejercicios de acción y registro por encima de aquellos puramente teórico-académicos.

LA CIUDAD SITUADA

‘Participación’ es el nuevo concepto que arquitectos y poderes públicos quieren incluir en sus propuestas urbanas y tanto como estamos radicalmente de convencidos de los beneficios de su integración en nuestra praxis diaria también pensamos que todavía falta un largo camino para que las estrategias y metodologías que despliega estén lo suficientemente maduras and our societies totalmente preparadas para comprender sus consecuencias. De esta manera introducimos estas concepciones en nuestro trabajo como un ‘working progress’ preparados para experimentar y fallar, explorando su potencial, asumiendo que es difícil aún llegar al éxito absoluto. Nuestro acercamiento personal a estos asuntos está basado en otro concepto acuñado por Donna Haraway, el ‘Conocimiento Situado’, del que partimos para intentar incluir en cada proceso el máximo número de agentes posible, redes de trabajo, conocimientos, experticias e infraestructuras locales comprendiendo que la ‘Participación’  es la difícil, cara y largoplacista tarea de asumir un alto grado de complejidad que en todo territorio habitado existe. Generamos nuevas reglas y un ‘marco de juego’ donde la mayor cantidad de actores diferentes puedan asumir disensos y llegar a nuevos acuerdos, creando así una verdadera innovación social.